¿Qué son las Last Planner?

Es un sistema de planificación, gestión y control que mejora sustancialmente la ejecución de las actividades y utilización de los recursos dentro de la filosofía de LEAN Construction.
PORTADA 2 1240x748

Las last planner son una herramienta de control de producción en la planificación de los proyectos, desarrollada por el profesor Glenn Ballard a finales de los años 90 dentro de la filosofía LEAN Construction. El proceso se divide en diferentes etapas, la primera consiste en realizar una planificación maestra que nos permitirá identificar cuáles son los hitos principales del proyecto, y nos ayudará a medir sus avances. Importante tener en cuenta que los hitos son siempre trabajos acabados, nunca parciales o hipótesis.

La segunda fase suele comenzar 2 o 3 meses antes del inicio de las obras mediante la realización de una pull sesión entre la propiedad, arquitectos, técnicos y contratas principales, para determinar un flujo de trabajo constante. En la tercera fase se analizan las 2 anteriores y se buscan soluciones ante posibles inconvenientes que puedan surgir. En la cuarta fase nos encontramos en una planificación de trabajo semanal, donde las promesas se tienen que convertir en hechos reales y en la quinta nos centramos más en el aprendizaje de lo realizado para mejorar en el futuro.

La gestión tradicional se centra en procesos individualizados, casi jerárquicos en el control de la ejecución mientras que las LEAN Construction fomentan la colaboración apoyándose el uso de la metodología BIM (Building Information Model) y los contratos colaborativos IPD (Integrated Project Delivery). Desde el Reto KÖMMERLING estamos convencidos de que cualquier proyecto siempre tiene que partir del respeto mutuo y la confianza entre todos los agentes que intervienen en el proceso.

 

Last Planner

Foto: Lean Construction UK.

Last Planner: puesta en obra, cómo funcionan

Consiste en la realización de un planning semanal de forma colaborativa entre todos los agentes que intervienen en el proyecto. Los responsables y encargados de las diferentes actividades a ejecutar se comprometen en cumplir con los plazos de entrega fijados previamente. No es un proceso de aplicación instantánea, requiere de una formación previa que va creciendo según los hitos fijados dentro del proyecto como ya hemos comentado anteriormente. Una de las preguntas clave que tenemos que hacernos es, ¿qué necesitamos para realizar nuestro trabajo? ¿con que medios contamos?

Existe un panel de actividades donde diariamente se define quién la va a hacer y dónde se van a ejecutar, para diferenciarlos cada color corresponde a un gremio e instalador diferente, lo mismo que sucede ahora con los cascos y chalecos en obra. Todos estos trabajos ya se han fijado previamente en un plan mensual. Cualquiera que haya trabajado en un obra es consciente de los altibajos que se producen tanto en la producción como en la ejecución, nos hemos acostumbrado a realizar revisiones de planning de obra cada 15 días, en busca de cumplir unos plazos casi imposibles. Una planificación realizada con Last Planner busca estabilizar la ejecución y producción de manera constante, evitando los altibajos y consiguiendo un flujo de trabajo sin interrupciones.

Al final de cada semana se analizan los resultados de los hitos conseguidos y se establece un ratio de cumplimiento denominado PPC (Porcentaje de Partes Cumplidas), que es la relación entre las mediciones reales ejecutadas y las que sean planificadas previamente. Lo habitual es que el ratio vaya mejorando según vaya avanzando la ejecución de la obra. En caso de que no sea así es conveniente analizar las causas por las que está fallando, suele ser debido a falta de coordinación entre los agentes, bajo rendimiento de la mano de obra, problemas de suministro de materiales, logística interna de funcionamiento, causas meteorológicas y cambios en el proyecto original. Si sabes en que está fallando un proyecto puedes solucionarlo.

 

Last Planner

Foto: Besser Lean.

 

Beneficios del uso de las Last Planner

A continuación os enumeramos algunas de sus ventajas basadas en la planificación anticipada, el compromiso con la planificación y el aprendizaje.

  • El beneficio del proyecto es el beneficio de todos.
  • Fomenta la comunicación y el trabajo en equipo entre todas las subcontratas.
  • El PPC muestra los rendimientos reales de cada proceso.
  • La planificación es el resultado de la implicación de todos los trabajadores.
  • Cumplimiento de los plazos de ejecución.
  • Compromiso y búsqueda de mejora continua de los procesos.
  • Desarrollo y cumplimiento de un plan logístico previo.
  • Aporta agilidad en la respuesta ante posibles imprevistos.
  • Mayor control y tranquilidad sobre lo ejecutado.
  • Acuerdos y designación de responsabilidades entre los encargados y responsables de cada contrata

 

Si quieres más información pincha aquí.

Cuando pensamos en las Last Planner siempre pensamos en la fase de edificación, pero también se pueden utilizar en la fase de diseño, la esencia es cumplir con un planning de objetivos donde todos los integrantes del proyecto estén de acuerdo. Una de las claves para mejorar estos procesos es la formación continua tanto de propiedad, como de arquitectos, técnicos, instaladores y contratas, por lo que estate atento a nuestra Escuela del Reto KÖMMERLING, pronto te contaremos novedades.

 

¿Te ha gustado el artículo? Valóranos y compártelo!

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Entradas recientes

Sin comentarios

Publicar comentario

logo kommerling