RetoKömmerling
Inicio / Blog / Soluciones Constructivas / Fachadas ventiladas: Qué son, cómo funcionan y sus ventajas

Fachadas ventiladas: Qué son, cómo funcionan y sus ventajas

¿Sabías que las fachadas ventiladas surgieron originalmente como solución para evitar la entrada de humedad y agua a las hojas interiores de los muros? ¿Y que ahora mismo existen en el mercado soluciones con instalación fotovoltaica integrada? Te contamos estas y otras muchas más cosas en nuestro post. ¡Sigue leyendo!

 

¿Qué son las fachadas ventiladas?

fachadas ventiladas
Copenhagen International School Nordhavn, en Dinamarca. Foto: Adam Mørk.

El concepto de muros con cámara ventilada supone una forma de hacer fachadas más avanzada que el típico SATE. Es un sistema constructivo que se basa en crear una separación entre la capa rígida de paramento del edificio y la de revestimiento exterior, de forma que se facilite la circulación de aire entre ambas capas.

Por lo tanto, la fachada ventilada consta al menos de:

  • Un muro de cerramiento.
  • Una hoja exterior de revestimiento.
  • La cámara de aire en movimiento de poco espesor dispuesta entre los dos elementos anteriores.

 

Este tipo de cerramiento multicapa fue creado en Reino Unido a principios del siglo XX como solución a la entrada de agua y humedad en los muros de fachada gracias a la función de secado de la cámara ventilada entre ambas hojas de la fachada. Más tarde, a partir de mitad de siglo XX, sobre todo en Noruega y Canadá, empezó la investigación exhaustiva sobre la efectividad de estas “pantallas pluviales” frente a las soluciones de fachada compactas. En la actualidad, gracias al desarrollo técnico y tecnológico, podemos disponer de una variedad amplia de fachadas ventiladas y aprovechar sus ventajas también en temas de aislamiento térmico y acústico.

 

¿Cómo funciona el sistema de fachada ventilada?

La clave está, como es esperable, en la cámara de aire intermedia. Esta cámara de aire exterior crea una circulación de aire continua, creando un efecto chimenea. Esta ventilación tiene capacidades de regulación higrotérmica y barrera acústica. Un apunte sobre este tema y es que, la cámara debe proteger principalmente de la entrada de lluvia y humedad. De lo contrario, el sistema no se puede considerar fachada ventilada.

¿Cómo se consigue esta estanqueidad al agua? Mediante un fenómeno físico. La primera barrera exterior, la del revestimiento, no es completamente estanca. Aún así, las gotas de lluvia no deben traspasarla jamás y llegar a la capa interior del muro. De eso se encarga la cámara ventilada que, diseñada para ecualizar las presiones del aire que circulan en ella, mantiene la posible infiltración de humedad y agua a raya. El correcto dimensionado de la cámara ventilada es fundamental.

Por otro lado, la circulación continua de aire en la cámara (normalmente hablamos de aperturas en la parte superior e inferior del paramento) permite secar los materiales.

 

¿Qué es el efecto chimenea?

fachada ventilada verano
Fuente: Manual de fachadas ventiladas, de ASEFAVE.

El efecto chimenea es básicamente la libre ventilación en el eje vertical de la fachada ventilada. La separación de aire, con su espesor reducido, entre 3-5 centímetros, permite que el calor que irradian los paneles exteriores al estar expuestos continuamente al sol suba por convección hacia la coronación superior de la fachada y no afecte al resto de la fachada. Con esto, conseguimos muros protegidos del sol y nula entrada de calor al interior del edificio en las épocas de calor. Lo que se traduce en una reducción de las cargas de refrigeración.

La fachada ventilada por lo tanto disipa el calor antes de que entre en nuestro edificio.

 

¿Cómo funcionan las fachadas ventiladas en invierno?

fachada ventilada invierno
Fuente: Manual de fachadas ventiladas, de ASEFAVE.

En temporada de frío lo que ocurre en las fachadas ventiladas a nivel de cámara de aire es una estabilización térmica gracias a la acumulación de aire ligeramente atemperado que queda atrapado, ya que no tiene temperatura suficiente para conseguir movimiento de aire, como sucede en verano. Esto implica un ahorro energético (20 – 30%). Además de conservar las funciones de barrera de humedad y agua que te hemos contado más arriba.

 

Fachadas ventiladas: ventajas y desventajas

El sistema de fachadas ventiladas se compara a menudo con las soluciones de aislamiento por el exterior (SATE). Para optar por una solución u otra, debes conocer primero sus cualidades. Esta solución constructiva multicapa destaca, además de mantener fuera del edificio la humedad, por sus múltiples ventajas:

  • Estéticas. Las posibilidades estéticas actuales de las fachadas ventiladas son amplias, tanto a nivel de materiales exteriores como de formas. No hay límites en cuanto al diseño. Podemos encontrarnos fachadas paramétricas e irregulares, gracias a las diferentes configuraciones de los aplacados de acabado, incluso en 3D.
  • Térmicas y acústicas. La cámara de aire en movimiento supone también una barrera térmico-acústica importante. Se calcula que la transmisión de ruido aéreo exterior puede reducirse hasta en 10dB
  • Durabilidad. El aislamiento térmico está completamente protegido de las condiciones ambientales tanto por el revestimiento exterior como por la cámara de aire. Incluso de la radiación solar incidente y de la colonización de microorganismos.
  • Facilidad de mantenimiento y limpieza. Al estar normalmente el revestimiento exterior montado en junta seca, se puede acceder a la capa de aislamiento térmico exterior con más facilidad que en un SATE, donde hay que “romper” la capa de revoco.
  • Sostenibilidad. Siempre va a ser más sostenible desensamblar placas y piezas montadas en junta seca, como sucede en el sistema de fachada ventilada. Esas piezas pueden reciclarse o reutilizarse, ya que no están pegadas con morteros ni adhesivos húmedos.
  • Rehabilitación de edificios. La fachada ventilada es una ventaja en la rehabilitación de edificios no solo a nivel funcional, sino también por la variedad de materiales de revestimiento, que pueden emular perfectamente la fachada existente. Por ejemplo, en fachadas con ladrillo cara vista.

 

¿Cuánto pesa una fachada ventilada?

Una de las principales desventajas de las fachadas ventiladas es un aumento del peso propio de la fachada, en comparación con los sistemas SATE. El peso de los elementos de acabado y sus estructuras de fijación debe tenerse en cuenta, hablamos por ejemplo de 90 kg/m2 en fachadas con aplacados de hormigón, Además esta capa de acabado se encuentra a una distancia del soporte rígido, lo que crea momentos de fuerza sobre éste.

Por tanto, debemos asegurarnos de que el muro soporte donde ancle la estructura de fijación de los aplacados de revestimiento tenga capacidades mecánicas para ello. El dimensionado y comprobación de las tracciones es fundamental en las fachadas ventiladas.

A pesar de ello, las líneas de investigación de este tipo de sistema constructivo están encaminadas últimamente a diseñar revestimientos exteriores cada vez más esbeltos y de mayor formato, para aligerar pesos. Además, también encontramos en el mercado sistemas ligeros de fachada ventilada, lo que supone un verdadero avance en el sector.

Por otro lado, existe otra desventaja: el precio de las fachadas ventiladas es mayor con respecto a una solución SATE. Efectivamente, el diseño pormenorizado de la cámara, la estructura de anclaje y los materiales de revestimiento empleados hacen elevar el precio del sistema. Pero. A largo plazo, es más duradero que las soluciones constructivas con revoco.

 

Composición de las fachadas ventiladas

fachadas ventiladas componentes

Las fachadas ventiladas actuales requieren diseños personalizados para cada proyecto, son de hecho auténticos sistemas avanzados en cuanto a la técnica. Aunque dependiendo de la capa de acabado exterior habrá que optar por diferentes paneles y sistemas de fijación, según el caso, las soluciones arquitectónicas quedan enmarcadas dentro de una serie de elementos funcionales.

 

Elementos que componen las fachadas ventiladas actuales

Hemos mencionado ya la cámara de ventilación, imprescindible para hacer realidad el sistema constructivo. Al menos debe tener un espesor de libre circulación de 3cm y, dependiendo de las características de la fachada y su ubicación, éste va variando. Pero también las fachadas ventiladas actuales están conformadas por los siguientes elementos y materiales:

  1. Soporte rígido. La hoja de cerramiento del edificio. Debe ser resistente ya que tiene que aguantar los esfuerzos y movimientos que ocurren en la capa de acabado. El muro soporte puede estar compuesto por varias hojas, normalmente suelen emplearse fábricas de ladrillo o bloques. También los paneles de GRC, con ciertas capacidades mecánicas.
  2. Estructura de anclaje, en la que se fija la capa de acabado. Según el tipo de revestimiento exterior necesitaremos un sistema con ménsulas, grapas, guías … Puede ser vista desde el exterior u oculta. La estructura por lo general debe ser ligera pero resistente, por lo que normalmente se utilizan piezas metálicas. Recomendamos las ménsulas de acero inoxidable mejor que las de aluminio por sus mejores valores de transmitancia térmica.
  3. Aislamiento térmico. El material aislante normalmente se adosa en la cara exterior del soporte rígido. Se instala tras la estructura de anclaje, ocupando parte de la cámara de ventilación. Su espesor depende de las necesidades térmicas del edificio. Aquí es importante que tenga propiedades resistentes al fuego, ya que de lo contrario pueden generarse tragedias como la ocurrida en 2017 en la Grenfell Tower.
  4. Revestimiento exterior, el elemento visible de todo el sistema. La capa de acabado tiene ahora mismo infinidad de soluciones arquitectónicas, texturas y colores. Las posibilidades son tan variadas que podemos encontrarnos también con fachadas de formas paramétricas e irregulares, más allá de la típica fachada plana.

 

fachadas ventiladas
Fachada facetada en la Universidad de Lucerna (Suiza). Arquitecto: Enzmann Fischer Architekten. Foto: Antje Schley Photography.

 

Tipos de revestimiento exterior de las fachadas ventiladas

Una vez está resuelta la parte funcional, podemos dar rienda a nuestra imaginación de arquitectos. Los revestimientos exteriores más populares actualmente son:

  • De gres porcelánico. Unas de las más populares, tienen la ventaja de tener formatos de paneles grandes y esbeltos, lo que ayuda a reducir el peso propio.
  • Metálicos. Nos permite jugar con la variedad formal, ya que los aplacados metálicos de aluminio pueden extruirse con formas libres. Estas fachadas también son relativamente ligeras.
  • Cerámicos. Este material es muy interesante a la hora de hacer rehabilitaciones de edificios con fábrica de ladrillo cara vista.
  • Pétreos. Material natural, sostenible y resistente a la intemperie y no inflamable.
  • Composite. Este es el otro material estrella en cuanto acabados por su ligereza, precio y popularidad. Está compuesto de paneles sándwich de aluminio con núcleo central relleno de un material aislante de lana mineral y polietileno.
  • Revocos continuos. Como lo oyes. Si tienes preferencia por las fachadas revocadas, puedes también diseñar tu fachada ventilada continua.
  • De vidrio. Se. Emplea cada vez más para tener continuidad en el tratamiento de fachadas con muros cortina, por ejemplo. Las posibilidades tanto de formatos como de estética del vidrio son infinitas, aporta un estilo muy moderno y personal.
  • Fotovoltaicos. Los módulos fotovoltaicos quedan integrados perfectamente en el edificio y son una opción muy buena para proyectos sostenibles.
  • De madera. Aporta el valor estético de los materiales naturales y además tiene ciertas ventajas aislantes térmicas.
  • De hormigón polímero. Es importante que las placas de hormigón se fijen bien a las estructuras de anclaje. Existen ya en el mercado opciones de hormigón reciclado para proyectos sostenibles.

 

Antes de ir más allá con la parte estética de tu fachada ventilada, te recomendamos contactar con tu fabricante para precisar las posibilidades técnicas.

 

¿Cómo se instala una fachada ventilada?

fachadas ventiladas instalación

El orden de instalación es el siguiente:

  1. Enfoscado del soporte rígido.
  2. Perforación de las fijaciones de la estructura en el soporte.
  3. Instalación de la estructura de soporte.
  4. Fijación del aislamiento térmico, normalmente con fijación mecánica (espigas).
  5. Ejecución de las piezas de anclaje del revestimiento exterior.
  6. Instalación del revestimiento, según su material puede ser más o menos costoso.

 

También nos gustaría contarte una serie de errores más comunes a la hora de ejecutar las fachadas ventiladas:

  • Fijación inadecuada de los paneles de revestimiento a la subestructura.
  • Mal funcionamiento de la cámara ventilada por haber rematado mal la parte inferior y la superior de la fachada.
  • No tener en cuenta la canalización de aguas pluviales, de forma que entran por la cámara. Este error produce patologías constructivas en la hoja interior del sistema (aislamiento térmico y soporte rígido).
  • Haber dimensionado incorrectamente la cámara de ventilación.

 

Normalmente este tipo de fachadas tecnológicas exigen un control de calidad de ejecución de obra exhaustivo y riguroso por parte de empresas externas, para mayor objetividad. Los auditores externos deben revisar cada paso antes mencionado y comprobar que todo se ejecuta de forma correcta.

 

Importancia de la correcta instalación de ventanas

fachadas ventanas

El perímetro de recercado de ventanas y puertas en las fachadas ventiladas es un punto especial. En él hay que rematar la fachada y saber unir bien los materiales al hueco y la instalación de la carpintería. Suele haber también algún problema ya que en este punto deben actuar dos gremios diferentes: el especialista en fachadas y el carpintero. Aquí te mostramos una solución para el encuentro con huecos de ventanas:

detalle fachada ventilada
Encuentro con hueco utilizando piezas preformadas metálicas. Fuente: Lapitec.

 

Normalmente los fabricantes ofrecen varios tipos de soluciones. Los encuentros estándar suelen ser con:

  • Piezas metálicas preformadas (como el detalle de arriba).
  • Rematando con el revestimiento exterior (debe colocarse subestructura y rellenando el encuentro con la carpintería con lana mineral.

 

Lo que sí que hay que darse cuenta también es que, a la hora de ejecutar la fachada ventilada, o al menos la capa de revestimiento, las carpinterías deben estar ya instaladas.

 

¿Cuándo y en qué tipo de proyectos podemos instalar fachada ventilada?

fachada museo abc
Fachada del museo ABC, en Madrid. Arquitecto: Aranguren + Gallegos. Foto: Joel Filipe.

La aplicación de estas soluciones de muros multicapa ventilados es compatible con todo tipo de proyectos: obra nueva, rehabilitación, vivienda unifamiliar, torres, … Lo que hay que asegurar es que el soporte rígido sea capaz de aguantar las fuerzas y pesos de la estructura de anclaje y los aplacados de acabado exterior:

  • Edificios antiguos: la variedad de acabados puede emular estéticamente la capa exterior preexistente, de forma que la rehabilitación no afecte al aspecto exterior del edificio.
  • En cualquier fachada con soporte masivo.
  • Si la fachada es irregular, la flexibilidad formal de la estructura metálica absorbe dichas irregularidades geométricas.
  • En obra nueva podemos optar por soluciones ligeras de fachada ventilada, con soporte rígido de GRC, por ejemplo. La ventaja de estos sistemas es la junta seca y menor peso propio.

 

rehabilitación fachadas ventiladas
Ejemplo de rehabilitación de edificio preexistente con fachada ventilada.

 

guia instalacion correcta ventana

Foto del avatar
Ángela Sisternes García
Arquitecta y diseñadora Passivhaus Certificada. Trabajando desde 2015 por edificios de gran calidad, confort y alta eficiencia.

¿Te ha gustado el artículo? Compártelo!

2024 ® Kömmerling | Reto Kömmerling ® | Profine Iberia S.A. Unipersonal