La arquitectura circular y sus nuevos principios

La arquitectura circular consiste principalmente en un diseño arquitectónico para el desmontaje y un uso de los materiales sostenibles.
arquitectura circular

Llevamos hablando ya un tiempo en el Reto KÖMMERLING sobre la aplicación de la economía circular en los materiales, sistemas constructivos y carpinterías. A nivel de producto vemos lógico y necesario evolucionar el sector en la dirección de la circularidad, pero ¿Existe también una arquitectura circular? Nos metemos de lleno en las nuevas bases del diseño arquitectónico del siglo 21. ¡Vamos a ello!

 

Necesitamos una economía circular en los edificios

He aquí la realidad: el sector de los edificios es un gran consumidor de recursos naturales (entorno al 40% en Europa) y energía (36%) y responsable también de más del 45% de los residuos que generamos. Dentro del contexto de que solamente tenemos un planeta Tierra y que ya el pasado 12 de mayo agotamos en España todos los recursos que teníamos disponibles para el año completo (estamos utilizando ya recursos del futuro), es necesario urgentemente aplicar la economía circular en la arquitectura.

Esto supone un cambio de mentalidad total en nuestra manera de hacer arquitectura y el surgimiento de nuevas especialidades profesionales. Para que entiendas mejor lo que significa la arquitectura circular, primero has de entender en qué consiste nuestra forma de diseñar edificios hasta ahora:

Los edificios basados en una economía lineal

Hasta ahora todos, a excepción de unos cuantos proyectos pioneros, diseñamos de forma obsoleta. Proyectamos edificios sin pensar que un día serán demolidos, y que toda esa inversión de diseño y materias primas de altísima calidad, quedará acumulada en un vertedero. Proyectamos siguiendo un concepto lineal destructivo, con un principio y un final (de la cuna a la tumba): Extracción-Producción-Consumo-Desperdicio.

Una nota importante: el hecho de que proyectemos edificios altamente eficientes energéticamente hablando, no significa que sean circulares. Los edificios de consumo casi nulo, por ejemplo, están enfocados a optimizar los consumos en la fase de uso. Con lo cual seguimos contribuyendo a la cadena lineal del sector, ya que seguimos considerando el fin de servicio como algo negativo y que genera residuos.

 

El ciclo de vida de los edificios

ciclo vida edificio

Los edificios circulares tienen en común, como la propia palabra indica, un concepto clícico en sus fases:

  1. Diseño/Producción. El proyecto comienza y se definen los materiales con los que se construirá.
  2. Construcción. Los materiales se sintetizan en sistemas constructivos y componentes y el edificio se ensambla en el solar.
  3. Uso y mantenimiento. La fase más larga y en la que el proyecto demostrará su durabilidad con el paso del tiempo.
  4. Fin del servicio. El uso del edificio para el que estaba proyectado ha terminado. Tras la fase de fin de servicio, el edificio puede ser rehabilitado para un nuevo uso o bien desmantelado en componentes para ser reconstruido en otro lugar o bien reutilizar sus componentes en otro edificio.

 

La arquitectura diseñada con principios de economía circular se basa en proyectar la fase 1 (diseño) teniendo en cuenta la fase de fin de servicio y cómo aprovechar la totalidad de sus materiales y sistemas constructivos tras el fin de su vida. Para ello, los componentes deben ser:

  1. Lo más durables posible (sobre todo estructura y envolvente) para aguantar la fase de uso en condiciones óptimas y poder ser reutilizados tras un desmantelamiento. 
  2. Máxima modulación / industrialización.
  3. Conexiones lo más sencillas posible.
  4. Evitar fijaciones con mortero, pegamentos y espumas. Para un desmantelamiento correcto evitando contaminación entre materiales.

 

Los nuevos principios de la arquitectura circular

tribunal temporal amsterdam

Desmantelamiento del tribunal Temporal de Amsterdam, de los arquitectos Cepezed (2021). Edificio diseñado con los principios de economía circular. Foto: Marcel Israel.

Todos coincidimos aquí en que los cinco puntos de la arquitectura moderna formulados por Le Corbusier hace 100 años significaron toda una revolución para los arquitectos y urbanistas. Entonces, las características de la sociedad eran bastante distintas a las actuales y este marco teórico ha influido enormemente hasta estos días en nuestra manera de proyectar. El estilo moderno trajo muchas novedades, acompañado de la revolución de la ingeniería y el automóvil. Pero lamentablemente han acarreado un ideal de arquitectura basado en la dualidad consumismo-deshecho y una total ignorancia al reciclaje efectivo de los materiales que utilizamos. Hoy en día necesitamos formular nuevos principios, los nuevos principios de la arquitectura circular:

  1. Los edificios (nuevos y obsoletos) son bancos de materiales en potencia.
  2. La estructura debe ser muy duradera.
  3. Una envolvente diseñada para ensamblaje con junta seca y desmontable.
  4. Las instalaciones pueden estar vistas para fácil acceso.
  5. Los espacios deben ser diseñados de forma flexible para albergar diferentes usos a lo largo del tiempo.
  6. El mobiliario y demás objetos de interiorismo también deben seguir las pautas de multifuncionalidad.
  7. La arquitectura no es solo cosa de arquitectos, es un trabajo de colaboración multidisciplinar.

 

¿Cuál es el camino?

envolvente circular

Desmontaje por capas de una maqueta 1:1 de un sistema de fachadas diseñado de forma circular. Foto Martin Zeller ©: HDA – Haus der Architektur

Ya te hemos contado en qué consisten los nuevos principios de la arquitectura del siglo 21, la arquitectura circular. Ahora bien, ¿Por dónde empezamos? ¿Cuál es el camino hacia una arquitectura circular?

Desmantelar, no demoler

Hemos entrado ya en la época de «lo usado también es bonito». Este concepto nos va a afectar queramos o no tanto a nivel consumidor como a nivel profesional: los edificios pasan a considerarse auténticos almacenes de materiales en uso dejando la idea de que, cuando el edificio llega al final de la vida útil, sus materiales son deshecho. Ahora los sistemas constructivos (bien diseñados para ser desensamblados) tienen mucho valor y no es necesario volver a producir materiales de primer uso. Se trata de aprovechar al máximo lo que ya tenemos, evitado así la generación de más huella ecológica en nuestro Planeta y desembolso económico. 

 

Usa componentes con ficha DAP completa

En un mundo de la construcción en el que ya estamos notado con creces la subida exponencial del precio de las materias primas, debemos fijarnos bien en la huella ecológica y económica que suponen los materiales y sistemas que prescribimos. Para saber con precisión hasta qué punto el fabricante está aplicando la economía circular a sus productos, es necesario que comiences a familiarizarte con las Declaraciones Ambientales de Producto (DAP). Estas fichas cuantifican la huella ecológica del producto que quieres utilizar y son una guía indispensable para hacer arquitectura circular.

Por cierto, KÖMMERLING ya cuenta con dos DAP completas propias. Es decir, con un Análisis del Ciclo de Vida de los sistemas de ventana Eurofutur Elegance y KÖMMERLING76 MD Xtrem completo ;-).

 

Nueva llamada a la acción

Ángela Sisternes García
Ángela Sisternes García
Técnica especializada

Arquitecta y diseñadora Passivhaus Certificada. Trabajando desde 2015 por edificios de gran calidad, confort y alta eficiencia.

¿Te ha gustado el artículo? Compártelo!

Entradas relacionadas

Sin comentarios

Publicar comentario

logo kommerling