Aplicación de BIM en certificaciones ambientales

A continuación os explicamos como trabajar en entornos BIM os puede ayudar en los procesos de certificación BREEAM, LEED y WELL.

La aplicación de la metodología BIM (Building Information Model) en los procesos de desarrollo de las certificaciones ambientales nos está permitiendo optimizar y reducir costes. Tener un control global de todo el proceso nos va a beneficiar en el momento que queramos certificar nuestro proyecto como BREEAM, LEED o WELL.

El poder analizar los datos que se obtienen como consecuencia de nuestra toma de decisiones, nos da la oportunidad de anticiparnos a situaciones o imprevistos. Por ese motivo es tan importante integrar este proceso dentro de los estándares de las certificaciones ambientales.

A partir de la construcción del gemelo digital del edificio podemos analizar y estudiar su comportamiento. BIM no es solo una herramienta de configuración espacial, es una herramienta que nos ayudará en el diseño de edificios más eficientes, sostenibles e inteligentes. Proyectos que buscan un alto confort y consumo casi nulo.

 

Control de datos en BIM

Ya nadie duda de que BIM ha cambiado el sector de la construcción. Cuando definimos una fachada con un sistema constructivo, automáticamente sabemos su comportamiento. Cada material (objeto BIM) incorpora dentro de sus atributos una ficha con sus características principales. (Nombre del material, color, espesor en mm, densidad, conductividad térmica, calor específico …)

Tenemos que ser capaces de poder comprobar el impacto ambiental que puede llegar a tener la construcción de un edificio en su ciclo de vida. Por ese motivo es tan importante que los materiales empleados cuenten con la Declaración Ambiental de Producto (DAP), un certificado que indica el gasto de recursos naturales de ese producto durante todo su ciclo de vida, necesario si queremos una certificación BREEAM. Actualmente KÖMMERLING ya cuenta con la ecoetiqueta tipo III DAP para dos de sus sistemas.

Todas estas acciones van directamente ligadas con el confort térmico, el bienestar, la luz, la acústica o el aire; con procesos de gestión, mantenimiento o reciclado. Todos ellos conceptos aplicados a los estándares de sostenibilidad de las certificaciones ambientales.

 

Dimensiones de BIM y aplicaciones

La aplicación directa de BIM en las certificaciones ambientales nos permite simular diferentes escenas de comportamiento energético, obtener informes de cálculo y en consecuencia poder justificar los requisitos previos de cada certificación. Actualmente podemos decir que un entorno BIM se divide en 6 dimensiones de trabajo, y cada una de ellas hace referencia a diferentes aspectos.

1D: Punto de partida
  • Investigación, puntos de partida y condicionantes
  • Implementación de un entorno de trabajo BIM
  • Diseño conceptual del proyecto

 

2D: Vector
  • Producción y documentación
  • Desarrollo del proyecto
  • Sostenibilidad: sistemas constructivo, producción de energía y ciclo de vida

 

3D: Forma
  • Representación: Renders
  • Proyecto arquitectónico, estructural y de instalaciones
  • Protecciones solares

 

4D: Tiempo
  • Producción
  • Planificación
  • Control y gestión

 

5D: Coste
  • Documentación
  • Certificados y fichas de características

 

6D: Performance
  • Informe de mejora
  • Value Engineering
  • Mejora energética y de la construcción
  • Optimización de costes

 

 

En la sexta dimensión además de analizar el posible ahorro energético, incorporamos el concepto de Value Engineering o ingeniería de valor que consiste en buscar la optimización de los procesos de construcción. Se generan diferentes modelos analíticos y de cálculo según las diferentes simulaciones o certificación que se quiera obtener. En estos procesos deben intervenir certificadores energéticos cualificados.

Podemos llegar a hablar de modelos digitales certificados cuando las simulaciones parten de las premisas definidas en BREEAM, LEED o WELL. Los datos obtenidos los podemos extrapolar a los datos reales que se obtendrán en el futuro, cuanta más información real introduzcamos en la simulación más real será el resultado obtenido.

Que un edificio cuente con un sello de calidad ambiental nos da garantía de que nos encontramos ante un proyecto sostenible y eficiente. Garantizando su comportamiento a lo largo de su ciclo de vida. Si quieres saber más sobre certificaciones ambientales no te olvides de seguir nuestro plan de formación de la Escuela del Reto KÖMMERLING .

Imagen: participa en el Webinar HADES

¿Te ha gustado el artículo? Valóranos y compártelo!

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Entradas recientes

Sin comentarios

Publicar comentario

logo kommerling