Standsted

La premisa principal del proyecto es recuperar parte del romanticismo de los primeros viajes de avión. Aunque tecnológicamente es un proyecto avanzado, se busca un diseño sencillo, donde los aviones siempre queden a la vista.

No es un proyecto de grandes estructuras, tanto la maquinaría de manejo de equipajes como instalaciones se sitúan en la planta inferior, lo que permite tener un vestíbulo en planta baja despejado, flexible. No hay cambios de nivel, los viajeros se pueden desplazar con facilidad, evitando los típicos problemas de orientación.

El elemento dominante visualmente es la marquesina ligera que cubre todo el vestíbulo principal, sustentada por “arboles artificiales” que a su vez sirven para albergar las instalaciones secundarias. La marquesina permite el paso de la luz natural, lo que permite un ahorro de coste económico debido a su ahorro energético en iluminación artificial. Es un proyecto discreto, que busca la calma y serenidad. Como dice Sir Norman Foster “El cambio es la única constante”.